Que tus deudas no acaben con tus planes

 

planes

¿Cuántas veces has querido irte de vacaciones, comprar un auto, una casa o cumplir tu sueño de tener un negocio propio, y todas esas ideas se han caído debido a tus endeudamientos? Hay un momento donde tienes que planificar mejor las cosas: No sólo es comprar porque puedes, sino porque lo necesitas.

Quedar desempleado no debería ser el fin

DesempleoFinGran parte de los adeudos existentes han sido por la pérdida del empleo o reducción de los ingresos del mismo deudor, por lo que su capacidad y probabilidad de saldar dichas cuentas se reduce en gran medida ya que dependían del todo de sus empleos, quedando encerrados ante la situación y con pocas alternativas restantes. Por esto, se recomienda siempre tener un ahorro en caso de emergencia, y que su uso sea exclusivamente para situaciones así. Pudiera emplearse para una nueva inversión como un negocio o pagar las deudas existentes para ponerse al corriente mientras se regularizan las cosas o se consigue un nuevo empleo.

Las deudas también afectan a tu salud

El continuo acoso de los cobradores en tu teléfono puede provocar no solo molestias, también puede orillarte a problemas salubres y mentales. A este problema se le conoce como estrés, el cual afecta seriamente tu salud, provocando migrañas, tensiones musculares, mal humor, pérdida del cabello, acné, incremento de peso, insomnio, úlcera, problemas cardíacos y en las mujeres también irregularidad menstrual.

El estrés se puede ir si la persona se mantiene en paz y tranquilidad por largos periodos de tiempo, cosa que resulta casi imposible debido a las constantes llamadas recibidas que sólo logran ponerte más tenso. Es necesario que pienses bien las cosas antes de adquirir bienes o préstamos que superen tu límite, puesto que pueden traer numerosas consecuencias siendo el estrés una pequeña porción de lo que se viene más adelante si no le das un seguimiento a tus deudas.

Portrait of angry teenage girl and close her ears when bullied by her classmates

Ha habido casos en los que el estrés es tan grande que los afectados tienen repercusiones permanentes en su salud y su estado mental y en algunos casos tiene consecuencias mortales. Debes tener en cuenta que lo mejor no es dejarse intimidar por las llamadas, y que no hay mejor remedio para evitarlas que pagando todo en tiempo y forma. Si te interesa tu salud, también interésate por tus deudas, porque tu bienestar no tiene precio.

Seguros que puede que tengas y no lo sepas

1. Seguro de vida o fallecimiento. Este seguro está en la mayoría de las tarjetas de crédito y cubre al titular de la tarjeta y sus deudas en caso de muerte. En algunas situaciones, el seguro tiene beneficiarios elegidos por el usuario y se les paga una cantidad de hasta 50,000 pesos por fallecimiento, aunque en la mayoría de los casos, el seguro se limita a cubrir el monto que el cliente adeuda a la tarjeta en el momento del siniestro.

2. Seguro de compra protegida. Cubre eventualidades que le ocurren a los productos que compramos con la tarjeta de crédito, como reparación, pérdida total, etcétera. Generalmente este seguro aplica durante de los 45 a 100 días posteriores a la compra y siempre que se pague el monto total del producto adquirido con la tarjeta.

3. Seguro por robo o extravío. Ayuda al usuario a hacer frente a gastos no deseados en caso de robo de la tarjeta. Cubre cualquier cargo que se realice a la cuenta hasta 72 horas antes de la notificación que se realice al banco.